De verdad que solo tengo palabras de agradeciendo por vuestro cercano y cariñoso trato y por vuestra gran experiencia, me habéis ayudado y adaptado vuestro tiempo y horarios para facilitar la situación con mi gata que no fue fácil, eso por un lado, por otro, gracias a vuestro cuidado y observación, cuando fui a poner una simple vacuna de la rabia, encontrasteis a mi perra algo, que de no haber sido así... En fin. Da gusto encontrar a gente así, que realmente ama y disfruta su trabajo.
Simplemente gracias.

Patricia López García